PLIA (Plataforma Interactiva para el Fomento de la Lectura)

En la actualidad, existe una gran demanda de contenido digital en la enseñanza. Los nuevos perfiles totalmente digitalizados, la masificación de las aulas o la crisis sanitaria vivida en 2020 han consolidado esta tendencia al uso, cada vez más frecuente, de herramientas digitales en la docencia.

A pesar del empleo de nuevas técnicas, el tratamiento de los datos es uno de los principales focos de disputa, ya que es preciso dotar el contenido digital con la misma rigurosidad con la que cuentan las fuentes y métodos tradicionales de enseñanza.

En este contexto se ha diseñado, desarrollado y evaluado la plataforma PLIA (Plataforma Interactiva para el Fomento de la Lectura), adaptando el portfolio del Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas, para que los alumnos desarrollen y autoevalúen competencias tales como la comprensión, la velocidad o la acción lectora.
Los objetivos marcados han sido: sistematizar el trabajo lector, establecer una estrategia de evaluación compartida en el aula, crear un instrumento de recogida de parámetros que sirva de apoyo a los usuarios, ofrecer el análisis de la evolución en su desarrollo metacognitivo como lectores.

PLIA se ha evaluado con una muestra de 200 usuarios de Educación Primaria y Secundaria durante un curso escolar, obteniendo como resultado una tendencia de mejora del 50% en cuanto a la comprensión, la velocidad y la acción lectora, ya que se ha incrementado un 80% el número de lecturas por trimestre debido al alto grado de motivación de los usuarios con esta herramienta y a que ha podido conocer a lo largo del proceso lector cuáles eran sus resultados y qué debía mejorar.

Este nuevo sistema fomenta la lectura mediante la digitalización del trabajo lector. Implica a la familia en el proceso de aprendizaje de sus hijos. Ofrece un punto de reflexión conjunta entre alumnos, profesorado y familias para establecer objetivos y estrategias de aprendizaje, autoevaluación y coevaluación. Ayuda al claustro a tomar decisiones conjuntas para confeccionar el proyecto lingüístico del Centro. Contribuye a que exista un documento único e intransferible de cada alumno con su “Historial lector” para el profesor presente o futuro de cada Departamento y al diagnóstico precoz de dificultades del Dpto. de Orientación en los casos pertinentes. Posibilita al Centro que se identifique el resultado cuantitativo del nivel lector de un grupo, un nivel o de todo el Centro. Asimismo, incrementa la dinamización de la biblioteca escolar y municipal. A las Instituciones les permite constatar unos buenos resultados académicos. Y finalmente, a nivel Europeo posibilita mejorar puestos en el ranking de las pruebas Pisa.